Diez claves para las Finales

Todas las teorías, opiniones e hipótesis ya son pura ceniza. Están aquí las Finales. El auge baloncestístico del año ha llegado. El martes a las 3 de la madrugada comienza el enfrentamiento entre los mejores del Oeste, los Thunder, y los mejores del Este, los Heat. A un lado Kevin Durant, a otro LeBron James. Por primera vez en muchos años los dos mejores jugadores del momento se enfrentan cara a cara en las Finales, y la NBA no ha tardado en venderlo. Junto a este duelo en la cumbre del Olimpo, hay diez cuestiones importantes a seguir en estas series y que serán determinantes para definir al campeón de la NBA 2012:

El duelo entre LeBron James y Kevin Durant promete ser de los que hacen época.

1- Todo lo relacionado con LeBron James. El de Akron llega a sus terceras Finales de la NBA, no sólo tras su mejor temporada, sino también tras una de las mejores series de Playoffs de su carrera. James ha reventado a los Celtics y llega on fire a por Oklahoma. Los focos, como el año pasado, volverán a estar sobre ‘The King’, que tratará de redimirse y conseguir por fin su primer anillo. Estoy seguro de que estará mejor que el año pasado.

2- La inspiración de Kevin Durant. ‘Durantula’ es sin ninguna duda el mejor jugador de esta postemporada junto a James. A sus 23 años ya está a las puertas de un anillo que no quiere dejar escapar. Si el partido llega igualado a los momentos calientes y el 35 de los Thunder está inspirado, los Heat pueden decir adiós.

3- La defensa de Miami sobre Russell Westbrook. Sobre el papel los Heat no tienen un base que pueda parar jugador formado en UCLA, y eso significa una laguna enorme para Miami. No nos extrañemos si Spoelstra desplaza a Wade para emparejarlo con Westbrook, porque ya se sabe que si el atlético base está sin bozal te puede destrozar.

Westbrook es ese genio que puede destrozar solito a una defensa y luego perder el partido en un suspiro. Ese genio que viste camisas futuristas que desbordan toda la moda del siglo XXI.

4- El tercer hombre. No hablo de aquella maravillosa película con la famosa persecución entre Joseph Cotten y Orson Welles por los subterráneos de Viena. Hablo del impacto que pueden en esta serie James Harden y Chris Bosh. Ambos constituyen la tercera opción ofensiva de sus equipos, crean diferencias y cuando producen bien su equipo suele ganar. Bosh tiene como hándicaps a su estómago y al posible emparejamiento con Serge Ibaka. Al chico de la barba, por su parte, le tocará bailar con Wade.

5- Volumen de pérdidas y puntos al contrataque. Una cosa lleva a la otra. Posiblemente estemos ante los dos mejores equipos al contrataque de toda la liga. Además, una de las razones por las que ambas franquicias están aquí ha sido la defensa. Los Heat seguramente tengan la mejor defensa de la liga, y los Thunder, especialmente en OKC se apoyan en una atmósfera de presión que, por ejemplo, hizo perder a los Spurs 21 balones en dos partidos seguidos. Sí, sí, a los Spurs, que no perdían 21 balones en Playoffs desde el año 2007. Por estas razones, y por lo loco que se pueda volver Westbrook en determinados momentos, habrá que estar atentos al daño que puedan hacer las pérdidas y los contrataques que produzcan.

6- Factor cancha > Oklahoma: Los Thunder aún no han perdido un sólo partido en el Chesapeake Energy Arena en todo lo que va de Playoffs. La estadística, además, es contundente: en las Finales de los últimos 10 años, únicamente han sido tres los equipos que han logrado ser campeones teniendo el factor cancha en contra: los Pistons de 2004, los Heat de 2006 y los Mavericks del año pasado (2011). En teoría eso debe ser un punto a favor para los Thunder.

7- Los secundarios y los banquillos. Opino que si Mario Chalmers tiene el día, los Heat tienen mucho a su favor. Opino que la presencia intimidatoria y la defensa de Serge Ibaka (aunque muchos no lo crean sabe hacer más cosas a parte de taponar) va a ser absolutamente fundamental. Soy de los que creen en las labores invisibles(intangibles) de Kendrick Perkins. Opino que el trabajo de Shane Battier va a sumar para Miami, aunque no le veo “secando” a Durant. Opino que Collison, aunque lejos del de otros años, va a ser un factor diferencial en la lucha de segundas unidades. Opino que Mike Miller está muy lejos de su nivel y hará lo mismo o menos que el año pasado. Ahí, en el perímetro, veo mejor a OKC, con Daequan Cook. Veo a Joel Anthony bastante peor que el año pasado, y esperemos que Turiaf se porte y produzca algo. Mención especial para Derek Fisher en sus octavas Finales, cuya veteranía tratará de contrarrestar la inexperiencia Thunder. En líneas generales opino que una de las grandes ventajas de los Thunder es que tienen más piezas complementarias que los Heat.

8- El Factor X. Hablamos de invitados inesperados. En Miami pienso que puede surgir Udonis Haslem, a pesar de la temporada tan flojita que lleva. En Oklahoma ya hemos visto que tanto Thabo Sefolosha puede generar agujeros. Su defensa a Tony Parker dejó en el tercer y el cuarto partido en 14 puntos y sólo 4 pases de canasta al base francés.

9- Scott Brooks vs Erik Spoelstra. Buenos entrenadores, a mi parecer. Obviamente no los mejores, pero han sabido mover sus marionetas bien en el camino hasta aquí. Aún así, no tienen un habilidad táctica demasiado grande como para desequilibrar esto, más bien pueden restar a sus equipos si la lían con malos emparejamientos o falta de ideas en ataque.

10- DWYANE WADE. He dejado este para el final porque me parece bastante importante. Que a nadie le quepa duda de que estamos ante un auténtico fenómeno, un jugador absolutamente especial. Pese a que el escolta formado en Marquette está en su peor temporada (en el plano individual) desde que era rookie, cabe recordar que hace 6 años, con sólo 24 primaveras, ‘Flash’ hizo poesía. Sus 34’6 puntos, 7’8 rebotes y 3’8 asistencias ante Dallas Mavericks aquel verano de 2006, están recogidos por la ESPN como la mejor actuación individual de la la historia en unas Finales. El año pasado, otra vez se creció ante Dallas y volvió a ser el mejor de su equipo, llegando a eclipsar al mismísimo LeBron. Si D-Wade muestra su mejor versión, los Thunder lo van a tener muy complicado.

Que nadie se olvide de Dwyane Wade, y que nadie olvide cómo asesinó a sangre fría a los Mavericks en 2006.

Anuncios