Les han crecido los dientes

No es ninguna sorpresa. Nos vienen avisando desde hace 3 años. Ocklahoma City Thunder ya es el máximo aspirante de la Conferencia Oeste al título de la NBA. Este grupo de precoces jóvenes ya ha madurado. Subiendo esalones de tres en tres, esta es la temporada de su consagración.

Si lo de los Thunder se veía venir desde hace 3 años, lo de Kevin Durant es una profecía casi primitiva. Ya avisaban desde la Universidad de Texas de que este alero flacucho, natural de Washington DC, y con envergadura de buitre, era un chico especial. Después de promediar más de 20 puntos en su temporada de rookie, todavía en Seattle, lo de Durant no ha sido más que una escalera automática hacia el éxito. Con sólo 23 añitos ya puede presumir de haber sido dos veces el máximo anotador de la liga. Pero para  Durantula esto no significa nada. Él quiere el anillo. Y lo quiere ya. Con unos promedios de 27 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias por noche, y con más del 50% de acierto en tiros de campo, el 35 de Ocklahoma podría perfectamente ser el MVP de la temporada, aunque, para mi, LeBron James está un paso por delante. Además, Durant ya lleva 2 años demostrando que en Playoffs se transforma en un auténtico depredador.

El dilema de Russell Westbrook es un tema complejo, un tema con mucha miga. He escuchado/leído miles de opiniones que van en la línea de que Ocklahoma debe traspasar a Westbrook. Para ellos es una carga para los Thunder e incluso hay quien cree que trata de robar protagonismo a Kevin Durant. Mi opinión es la siguiente: Westbrook tiene días en los que sí, se convierte en un chupón de los buenos; pero al margen de esos días, no se me pasa por la cabeza en ningún momento el traspasarlo. No pienso en él como un cáncer, sino más bien como lo contrario, como una de las razones que hace a este equipo aspirante al título. A un tío de 23 años que tiene ese potencial, ese físico, que ya promedia esas cifras (22 pts, 5 asist, 5 reb y casi 2 robos) y que, pese a lo que muchos piensen y pese a aquel roce que pudieron tener, Westbrook es el jugador de la plantilla que tiene más feeling con Durant, no lo puedes traspasar. Para mi es clave en estos Thunder y no me plantería en ningún momento traspasarle.

Por otro lado tenemos a James Harden. El hombre de la barba es algo así como el tercer puñal de este equipo. Un año más joven que Durant y Westbrook (22), Harden ya ha demostrado lo importante que puede ser para los Thunder en las 2 temporadas que lleva en la liga. En su tercer año, promedia casi 17 puntos, 4 rebotes y 3’5 asistencias desde el banquillo, y creo que él y el sixer Lou Williams se disputarán el premio al mejor sexto hombre del año. Harden tiene look y talento para liarla en Playoffs y junto a Durant y Westbrook conforma para mi la mejor línea exterior de la liga.

Si hablamos de un super backourt, la zona interior no se queda demasiado atrás. Kendrik Perkins y Serge Ibaka son un auténtico cerrojo en la pintura (como podéis ver en la foto, lo de “cerrojo” es totalmente literal). 7’6 rebotes y más de 3 tapones para el congoleño y 6rebotes y 1 tapón para Perkins. El problema es lo que pasa en ataque. Sumando las aportaciones de ambos no alcanzan los 13 puntos por noche. Éste es el principal problema de Ocklahoma City Thunder: el desequilibrio dentro-fuera es brutal. El reparto de responabilidades ofensivas es muy descompensado. Y como apuntaba alguien (perdón, pero no me acuerdo) en twitter hace unas semanas, planteando una defensa con ayudas, quizá se pueda parar a estos Thunder, ya que puede que este desequilibrio sea el punto débil de los de Ocklahoma.

El resto del equipo son actores secundarios, que no por ello dejan de ser importantes. Thabo Selofosha continua en su rol habitual. El suizo aporta 20 minutos de intensidad defensiva que se notan y mucho. La operación de rodilla de Eric Maynor deja un hueco en la segunda unidad dificilmente sustituible. Por otro lado, echo en falta más cosillas de Nick Collison: tan solo 4’5 pts y 4 rebotes para un tío que debe ser fundamental para este equipo. Daequan Cook, al igual que Selofosha, sigue etiquetado dentro de su papel, un simple tirador dentro de la segunda unidad. Los minutillos del rookie Reggie Jackson y de Nazr Mohammed completan una rotación bastante completa.

En conclusión: Los Thunder ya son mayores. La juventud de sus 5 jugadores principales (Durant y Westbrook 23 años, Ibaka y Harden 22, y Perkins 27) no concuerda con su hambre de gloria. Están primeros en el Oeste con un balance de 22-7, igualados con Miami y Chicago, y lo que creo que es realmente peligroso es su escandalosa química. Scott Brooks hace encajar cada tornillo perfectamente. Ya deberíamos anotar este año como una bala menos en el cartucho del proyecto de Ocklahoma City Thunder y, pese a lo que dijo Paul Shirley el otro día en ELPAÍS, yo sí les veo ganando la NBA. (aunque eso sí, sigo pensando que pase lo que pase en la temporada regular, el máximo favorito es Miami Heat)

A lo que quiero llegar es a que los Thunder ya no son ninguna promesa. Ya no son sólo el futuro, son ya también el presente de la NBA. Estos chicos ya no son cachorros; les han crecido los dientes, y ya muerden más que nadie.

Un abrazo, amigos! Y gracias por vuestro tiempo!

Anuncios