Apuntes variados del comienzo de temporada

En el post de “Primeras Sensaciones” se quedó en los que considero las tres grandes locomotoras de la NBA por el momento (Chicago Bulls, Miami Heat y Ocklahoma City Thunder), equipos que van a arrasar sin despeinarse en la temporada regular. También hubo un extenso análisis de Portland TrailBlazers, y del hueso que suponen para cualquier rival. Sin embargo, me gustaría dejar constancia aquí de algunas notas que mi cabeza va almacenando, acerca del resto de la NBA.

-Todos los años, en las semanas previas al inicio de la NBA, periodistas, expertos, ex-jugadores, aficionados, etc. se mojan en una especie de “quinielas”. Pues bien, éste año, en muchas de esas quinielas, Toronto Raptors aparecía como aspirante principal a peor equipo del año.

Sorpresa. Dwyane Casey cambia la tendencia. El ex-asistente de los actuales campeones, los Dallas Mavericks, le está sacando jugo a una plantilla de nivel bajo (aunque no tan bajo como dice la prensa). Casey ha recuperado a José Calderón (que ahora mismo es el segundo mejor asistente de la NBA, sólo por detrás de Rajon Rondo), ha puesto al equipo a defender, está haciendo explotar a Demar DeRozan, y (ojo al dato!) ha hecho que se pueda ver a Bargnani cogiendo un rebote ofensivo. Además, el italiano está en un momento dulce, anotando muchísimo; Jamaal Magloire dice que el objetivo son los Playoffs; Ed Davis continúa con su progresión y se está convirtiendo en un jugador muy interesante; y James Johnson, fichado éste verano, empieza a producir por primera vez desde que llegase a la liga. No vamos a ver a los Raptors jugando partidos en Mayo, pero han mejorado muchísimo.

-Como Portland lo es en el Oeste, Indiana Pacers es el gran tapado del Este. Son un equipo joven, físico y muy profundo. Uno de los más profundos del campeonato. Con Danny Granger como asesino principal, los Pacers han encontrado otra pieza fundamental en David West, que se une a un grupo sólido con jugadores como Roy Hibbert, Darren Collison o Dahntay Jones. Paul George crece a velocidad vertiginosa y Tyler Hannsbrough no hace más que confirmarnos el animal que es, tras su actuación en los pasados Playoffs frente a Chicago. Mención especial para Frank Vogel, entrenador interino que sustituyó a mitad de la temporada pasada a Jim O’Brien, y que se mantiene en el cargo gracias al apoyo de los jugadores, que no quieren ver marchar al profeta de la revolución del año pasado.

-Sacramento Kings no termina de arrancar. El conflicto Westphal-Cousins ha terminado con el despido del entrenador. Es un grupo joven que rebosa de talento. Repito: rebosa.
Cousins debería convertirse desde ya en el jugador franquicia del equipo, superando a Tyreke Evans, que debe seguir siendo el referente en ataque. Marcus Thorton ya ha demostrado que anota con facilidad y que debe ser clave. Jimmy Fredette sería uno de mis favoritos al rookie del año sin no compartiese “backourt” con Evans y Thorton. Con Jason Thompson, JJ Hickson y Donte Green rindiendo de manera normal, y los ya nombrados en tareas productivas, debería sobrarles para entrar en Playoffs. Necesitan un entrenador que les espabile.

-Los Ángeles Lakers ha comenzado la temporada bien. Kobe Bryant la ha empezado mal. El balance tras 8 partidos es de 4-4. La mejoría del equipo con Bynum es notable. El problema es Kobe. Cuando está en “chupón” los Lakers suelen perder. De hecho, el balance con Kobe tirando más de 20 tiros es de 1-4; si el “Black Mamba” tira menos de 20 veces a canasta, el balance es de 3-0. Además, no es ningún secreto que no hay demasiado feeling entre él y Mike Brown. Pau Gasol está rindiendo por debajo de lo que nos tiene acostumbrados, y en el banquillo, por el momento, no se nota la baja de Lamar Odom de manera importante. Kobe, tú decides.

-Por Boston Celtics no pasan los años. El equipo continúa rindiendo. Tras un inicio dubitativo, pero siempre dando la cara, con derrotas peleadas en Nueva York, Miami y Nueva Orleans, encadenan 4 victorias seguidas. Rondo sigue en su línea y será AllStar casi con seguridad. Las incorporaciones de Brandon Bass y el rookie Greg Stiemsma, y la mejoría en el rendimiento de Kevin Garnett, Jermaine O’neal están consiguiendo llenar el vacío que dejo Kendrick Perkins el año pasado. Paul Pierce le da un plus importantísimo al equipo. Con un superestratega como es Doc Rivers los verdes estarán otra vez dando guerra a mediados de Mayo. Seguro.

“No es lo que parece” es la expresión idónea para los Knicks. Carmelo Anthony, Amare Stoudameire, Tyson Chandler, Landry Fields, Toney Douglas… a cualquier aficionado al baloncesto le dicen éstos nombres y te coloca a Nueva York en las Finales del Este sin pensarselo dos veces. Las apariencias engañan, y los equipos no funcionan bien sin un buen respaldo táctico. Mike D’Antoni no da la talla.Con Phoenix y Nash era su momento. Pero ahora no sirve. El proyecto que se cocina en el Madison necesita un cambio de entrenador. En los últimos tres días, Spike Lee ha visto a Raptors y Bobcats ganar a sus Kincks en el Madison. Los Knicks no defienden.

Anuncios