Primeras sensaciones

La NBA volvió estas navidades a casa tras seis meses en el desierto del lockout. Ha pasado ya una semana y media desde que empezara la temporada y aunque parezca pronto, ya se van vislumbrando las primeras incógnitas, qué equipos son los punteros, quién ha hecho los deberes éste verano, quién se ha pasado seis meses living la vida loca, qué entrenadores han encajado con sus plantillas…

Lo de Miami Heat y Ocklahoma City Thunder ya lo sabíamos. Esto no es nuevo. Seguramente lleguen líderes a Mayo (sí, suena raro, pero este año la temporada regular termina el 26 de abril) en sus respectivas conferencias. LeBron está al nivel que esperabamos, al nivel de siempre, el nivel del jugador más dominante del planeta. Pero Kevin Durant está más fuerte que nunca, y éste año su equipo sí está capacitado para ser el mejor del Oeste, además no tiene que competir con un superjugador como Dwyane Wade. Lo que quiere decir… que el flacucho ex jugador de la Universidad de Texas tiene todas las papeletas para ser el MVP.

Pero en ése debate no debemos olvidarnos de Derrick Rose y los Chicago Bulls, posiblemente el equipo más compensado de la liga. El fichaje de Richard Hamilton les aporta desde ya consistencia en el puesto de escolta. El chico enmascarado comparte con Rose y con Luol Deng una línea exterior temible. Por dentro Boozer y Noah deben dar un paso adelante, y los minutos de Omer Asik y Taj Gibson deben bastar para rendir con profundidad en la pintura. Chicago sería el favorito a coronar el Este si no fuera por los Beach Boys de Miami.

Y ahora dejemos a un lado de lo que todo el mundo habla. Me gustaría comentar lo de los Portlad Trail-Blazers. Nadie habla de ellos, pero líderan el Oeste con sólo 1 partido perdido (contra los SuperClippers de CP3, Blake Griffin&cia). Ya me estaban gustando desde el principio, pero es que antes de ayer ganaron en Ocklahoma. ¿Las razones? Primero un superentrenador como Nate McMillan. Muy criticado siempre, especialmente desde España por lo de Rudy Fernández. A mi parecer (bueno, a mi parecer y al de las estadísticas), Rudy nunca cumplió con lo que se esperaba de él cuando McMillan le dio la titularidad con Brandon Roy fuera de las canchas por lesiones. Pero sigamos. McMillan siempre ha cumplido con los objetivos que se le ponían cada Octubre. Hasta aquí normal. El mérito está, en que lo ha conseguido con el equipo más castigado por las lesiones en los últimos 4 años. Las largas bajas de Greg Oden o las rodillas de Roy son sólo ejemplos de los problemas de la plantilla temporada tras temporada.

Su otra gran virtud, es que sus equipos destacan por su energía y por la profundidad de su banquillo. McMillan ha sabido jugar siempre con los roles de sus pupilos de manera estupenda. Y lo de éste año es una prueba de ello.  A un equipo ya muy completo, se le han sumado dos cracks como Raymond Felton y Jamaal Crawford. El resultado es una rotación de 8-9 jugadores muy completos y muy versátiles: caramelo para McMillan. De momento: un quinteto con Raymond Felton, Wesley Matthews, Nico Batum, Gerlald Wallace y LaMarcus Aldridge queda respaldado por las aportaciones de Jamaal Crawford, Marcus Camby, Kurt Thomas y Luke Babbit. Un equipo fuerte y defensivo, pero con calidad de sobra para anotar. De hecho, Nate McMillan ya ha dicho que Matthews “va a ser AllStar“. Más claro, agua.

Cuidadito con los Blazers, que éste SÍ puede ser su año. Un equipo de raza, luchador, con mezcla de jugadores jóvenes (como Matthews) y veteranos (como Camby), con un tirador de élite (Crawford), un base de garantías (Felton), con grandes defensores (como Gerald Wallace), y con un jugador franquicia solvente como Aldridge (a pesar de que no hay demasiadas jerarquías en estos Blazers, y éso es lo bueno). Son jugadores comprometidos, y el cocktail es cuanto menos suculento.

Un abrazo!

 

Anuncios