¿POR QUÉ?

Ricky Rubio. Sí, ése. Ése que con 15 años ya era profesional. Ése que con 16 era el mejor junior de Europa. Ése que con 17 estaba jugándose un oro olímpico con Jason Kidd enfrente. Ése que fue portada de la revista SLAM sin pisar los EEUU. Ése que con 18 añitos estaba en el Madison Square Garden a finales de Junio para escuchar su nombre entre los primeros del Draft de 2009. Ése. El base del campeón de la Euroliga 2010, dando una auténtica exhibición en la final. Ése. La cuestión es, como diría José Mourinho: “¿POR QUÉ?”.

¿Por qué hay razones para desonfiar de éste chico? Es verdad que el año pasado no fue el mejor de su vida. Es verdad que su tiro aún está muy verde. Es verdad que Víctor Sada le superó con creces el año pasado, y acabó quitándole el puesto. Pero amigos, el talento está ahí. Los méritos están ahí. El eco mediático y la sobreexcitación alrededor de Rubio es algo exagerado en EEUU. Lo tratan como un Kobe Bryant en potencia, y eso no es ningún secreto. Los americanos están alucinados con él, pero lo mejor es que nosotros lo estamos más aún. El chico de El Masnou está destrozando las expectativas que se ponían en él. Que antes de ayer la encuesta del día en NBA.com fuera “Will Ricky Rubio ever be an All-Star?” (algo así como “¿Será Ricky Rubio algun día un AllStar?”) lo dice todo. Pero lo increíble es que el 78 % de los votantes apostaban por el “sí”. Éste chaval tiene encandilados a los americanos. El gran Andrés Montes acertó de pleno cuando le apodó “Ricky Business“. La gente le quiere, la cámara le quiere, y Ricky no se esconde.

Pero como digo, al margen de esa sobreexcitación que hay en EEUU, Ricky la está liando y mucho en Minneapolis. En 6 partidos acumula 9’3 puntos, 7 asistencias y casi 4 rebotes por noche. Juega casi 28 minutos de media, y en esos 6 partidos siempre ha jugado el último cuarto entero. Además, los Wolves han mejorado, y Rick Adelman y Ricky son los principales causantes, además, claro, del animal de Kevin Love. Han ganado sólo 2 de los 6 partidos disputados. Pero claro, si te documentas un poco… Perdieron en el debut contra Ocklahoma en casa por 4 puntos; perdieron en Milwaukee por 3 puntos; perdieron contra Miami en casa de 2 puntos con una maravilla de Wade; luego ganaron a Dallas y a San Antonio; y esta madrugada Memphis ha ganado de tan solo 4 puntos en el Target Center, que ya se está acostumbrando a un equipo muy competitivo… y a la magia de Ricky. Por cierto, muy recomendable éste vídeo de Canal+ con la exhibición que ha dado el catalán esta noche: http://www.canalplus.es/nba/videos/season-11-12//exhibicion-ricky-memphis/20120105plucandep_2/

El caso es que Ricky se está saliendo. Está tapando bocas. Lleva 2 dobles-dobles. La NBA le coloca como el segundo mejor rookie de la liga hasta el momento, sólo por detrás de Kyrie Irving. Su tiro… vaya! está tirando con un 60% de acierto desde la línea de 3 puntos!!! y con un 52% en tiros de campo! Ya se lo decía este verano a unos amigos que dudaban de Ricky: EL TIRO SE TRABAJA.

Y bueno, creo que no es exagerado decir que Rubio es uno de los 5 mejores bases de la NBA llevando contraataques, si no es el mejor. Además, pensaba que en estático le costaría mucho más, pero el chico abre las defensas al más puro estilo Steve Nash. Pero lo más importante en la NBA es la reputación, y Ricky ha llegado a Ámerica con reputación de futura estrella. Por eso el balance de esta primer semana y media de competición es tan positivo, porque Ricky está constatando esa reputación.

Como decía un tweet que leí el otro día después del partido contra Dallas: “Me he quitado la camiseta y he salido a ondearla a la terraza. Mi barrio duerme mientras Ricky incendia la NBA. Y el raro seré yo.”. Os dejo con una pancarta que aparecía esta madrugada en el Target Center que decía: “RICKY OF THE YEAR”– y digo yo: ¿por qué no?

Anuncios